Piercing
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
 
   

 

 

PIERCING

     

Desde hace unos años, nadie se sorprende de ver pendientes en cejas, nariz, pezones, lengua e incluso en genitales (aunque no se vean a primera vista). Esta práctica convertida en moda tiene sus raíces en culturas ancestrales como la maya, que ya se adornaban el cuerpo con pendientes.

Lo bueno de los piercings, es que no son para toda la vida como los tatuajes. Es decir, que si te cansas de verlo, te lo quitas y ya está.

Una vez que te has decidido, en nuestro centro hay expertos con mas de veinte años de experiencia en esta materia. No se te ocurra hacértelo tu mismo ni tus amigos. Se deben seguir unas pautas higiénicas y de seguridad y el personal debe estar capacitado para esta labor, porque lo que es un adorno puede convertirse en un problema.
 


En nuestro salón BELLA todo el material que se usa está estéril y es de un solo uso. Todo está envasado y sellado hasta su utilización. Es muy importante que se sigan estas pautas higiénicas y de seguridad, ya que existe el riesgo de contagio de hepatitis, sífilis, tétanos y sida.

El material de los pendientes es de acero quirúrgico, titanio u oro de mínimo 14 quilates, para evitar al máximo alergias o que el propio cuerpo los rechace. Son caros pero merece la pena invertir en ellos. Por favor, no uséis nunca plata que propicia las infecciones.

Las autoridades sanitarias recomiendan que no se debe hacer una perforación si sufres cualquier tipo de enfermedad o infección como un mero catarro, ya que tu cuerpo cuenta con menos defensas. Espera a curarte del todo.

 

Después de colocarse el piercing debes seguir las siguientes pautas para que no se infecte y surjan complicaciones:

  • Lávate las manos antes de tocar el adorno
  • Límpialo y muévelo dos veces al día
  • No te bañes en la piscina ni en la playa para no entorpecer la cicatrización
Si te has puesto el pendiente en la lengua o labio no se recomienda tomar alcohol, ni comida picante. El chicle es mejor dejarlo para más adelante. Debes extremar la higiene bucal después de comer, beber o fumar