Micropigmentación Paramedical
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
 
 
 

LA MICROPIGMENTACIÓN EN EL CAMPO PARAMEDICAL

 

Cuando hablamos de micropigmentación, solemos pensar en la técnica estética que permite realzar el contorno de labios, rellenar pestañas, corregir cejas o hacer tatuajes estéticos. Sin embargo, la micropigmentación posee una rama tan o más importante que la estética, la PARAMEDICAL.

 

 

La micropigmentación paramedical, hoy ya muy demandada, ha ido progresando con el paso del tiempo, y sus constantes evoluciones han permitido ofrecer innovadoras metodologías, así como nuevas tonalidades en los pigmentos. Estas coloraciones han logrado distintos tonos de la piel, lo que ha mejorado notablemente el trabajo de los profesionales, consiguiendo resultados cada vez más similares a la naturaleza del cuerpo.

No obstante, toda intervención de este tipo, además de contar con nuevas prestaciones, una alta creatividad y experiencia por parte del profesional.

 

MÉTODOS DE APLICACIÓN

Las técnicas más utilizadas en esta rama son la de rayado, la de pulverizado y la de relleno. Según ciertos especialistas, el método más apropiado para estas aplicaciones, es el de rayado ya que proporciona delicados y sutiles efectos ópticos.

Los trabajos de micropigmentación paramedical se realizan en dos sesiones, una primera que consiste en remarcar y dar forma, y la segunda, basada en la fijación del color. Después de cada uno de estos tratamientos, el cliente debe aplicarse una crema reforzada con vitaminas A y D, dos veces al día y proteger al día y proteger la zona asistida con vaselina. Ésta deberá suministrarse preferiblemente, a la hora del baño y su aplicación deberá mantenerse hasta que desaparezca el micro-costura de la herida (que normalmente, suele tardar unos cuatro o cinco días).

Alopecias:

Pueden tratarse siempre que no se deba cubrir una zona muy extendida. Su aplicación se realizará con trazos largos, para conseguir una mayor naturalidad en la apariencia final.

Por sus buenos resultados, uno de los trastornos que hoy se sirve de la micropigmentación paramedical es la alopecia nerviosa, parecida por un gran número de personal (tanto hombres como mujeres).

Cicatrices:

En el caso de las cicatrices, ya sean causadas por accidentes, operaciones o malas curaciones, lo más recomendable es utilizar la metodología del pulverizado, por encima y por alrededor de la zona a tratar (siempre valorando el color natural del área para aproximarse lo máximo posible).

Vitíligo:

Se trata de una enfermedad que todavía hoy no dispone de curación. Desafortunadamente, en el sector de la estética tampoco tiene muy buena resolución. Las personas que la padecen sufren grandes complejos y las manchas blancas asentadas en la piel, van creciendo continuamente. Por suerte, mediante la micropigmentación, hoy en día, se pueden camuflar los signos de vitíligo. Sin embargo, el tratamiento no es capaz de detener la expansión de las manchas, por lo que se produce el efecto de una doble coloración de la piel: una nueva área blanca, que corresponde a la extensión inevitable de la mancha, y una zona oscura, que equivale a la parte pigmentada.

Los resultados de la micropigmentación paramedical todavía sorprenden a muchos profesionales de la actualidad y por ello sigue siendo necesario mantener la educación e información del sector.

Si es importante señalar que cada cliente que solicita este servicio, presenta un problema distinto y por lo tanto, se convierte en un nuevo caso.

 

Las alopecias pueden tratarse siempre que no se tenga que cubrir una zona muy amplia, y su aplicación debe realizarse con trazos largos, para conseguir una mayor naturalidad.

El método más apropiado en micropigmentación paramedical es el de rayado ya que proporciona delicados y sutiles efectos ópticos.